21.3.12

Simplemente Candy…


Quería compartir una historia con ustedes de algo que me pasó hace algunos años. Resulta que yo divino en mis joviales 18 andaba como todos ustedes putitos fáciles andarán ahora: regalados. Moviendo mis cachas por Améri-k y pasándome a cualquier cosa que tuviera piernas (y alguno que no también) hasta que lo conocí a él. Para resguardar su identidad vamos a decirle Sebastián. Hermoso, simpático, bueno con la madre – dato completamente inútil –, muy buena onda en general. Nos ponemos a salir, todo viene muy normal, merendábamos de vez en cuando, en la cama venía bien aunque la tenía un toque torcida pero bueno, a esas alturas me decían Retiro porque cualquier colectivo me dejaba bien, así que me chupo un huevo (metafóricamente).

Luego de unos dos meses de salir yo notaba raro a Sebastián, estaba un poco mas distante, mas distraído, se la pasaba llamando por teléfono a lo que lo primero que uno piensa es ‘este hijo de puta me mete los cuernos’ así que lo primero que hice fue garchar con el primero que se me cruzó preguntarle que le estaba pasando y me dijo que debíamos hablar.

Pense: ¿soy malo en la cama? Pero hice todo lo que me pidió, le bailé encima, le mordí los pezones, le saqué fotos a mi miembro con la ropita de Woody de Toy Story...no, imposible. Muy nervioso ya estábamos en su cuarto cuando se da la siguiente conversación.

S – Muñeco quería hablar con vos sobre algo que estuve pensando
Nota: por Dios si sos una de las personas que le dicen muñeco, bebé, divina, mamita, bebota, gordis, amorcito, bombón a tu pareja deberías urgente abandonar mi blog.
L – Si, qué pasó, hice algo que te jodió? – soy una drama queer/n, lo sé
S – No, nada que ver
L – Bueno entonces?
S – Hace un tiempo estuve pensando algo, y me parece justo que vos lo sepas.
L – Ok, me podés decir que es?
S – Desde chiquito quise ser.. mujer...y estuve averiguando en clínicas para operarme.
L – Perdón, qué? – En algún momento intentaré reproducir mi cara de wtf.
S – Si, quiero ser mujer, me quiero llamar Candy. – Ok, no te querías llamar Fantasy o Sheila y pegar cupones en los teléfonos públicos de Once?
L – Eh.. vos sabés que me gustás pero soy gay, me gustan los tipos. -léase no quiero verte la concha, la chuchi, la vagina, la pochola, la raja, la jenny, la kitty y la chenny, cu-li-suel-tas – Así que creo que hasta acá llegamos…
S – Si, entiendo… yo soy… simplemente… Candy.
Luk mode: conteniendo la risa.

Me alejé aún tentado, mirando al cielo y puteando porque más allá de todo yo lo quería a… Sebastián, Candy, o como verga o concha sea. Me quejé de mi mala suerte en las relaciones y mis tendencias de engancharme con gente rara, héteros confundidos y futuros travestis y me alejé para siempre de ese lugar de confusión y dolor – drama queen again.

Nunca más hablé con Candy, de hecho nunca confirmé si realmente se sacó el pipi y se puso chuchi, así que si en algún momento ven a una montada llamada así mándenle saludos de mi parte.

Sean felices, hagan lo que su culo les dicte (pasivas cuidado), pero siempre sin lastimar a nadie.

8 comentarios:

  1. JAJAJAJJAJAJ busca a candy en facebook por amor de diossssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. completamente, hay que buscar a candy, como no se nos ocurrio antes?

    ResponderEliminar
  3. jajajajajaj siii disfrazaste de woody al chooochooo hdp!! jajajaj muy buena historia

    ResponderEliminar
  4. like it! posta q te atrapa y te dan ganas de leer mas! Congrats!!

    ResponderEliminar
  5. jajajajajajajajaja no voy a parar hasta encontrar a Candy, sabeloo

    ResponderEliminar
  6. "– Si, quiero ser mujer, me quiero llamar Candy"
    ppppppppppppppppfffffffffffffff!!! y escupi todo el cafe sobre el monitor. gracias luk me debes una compu nueva ¬¬

    Elias Urquiza

    ResponderEliminar
  7. JAJAJAJAJJAJAJAJAJJA! por dios! es mortal!!
    Me rei mucho mucho!!!

    Manu Alonzo

    ResponderEliminar